Por: Guillermo Antonio Villalba

 

Abogado de la Universidad de Cartagena, Colombia, especialista en Derecho Comercial de la Universidad de Los Andes y de Derecho Financiero de la Universidad del Rosario. Socio Principal de GAV Abogados S.A.S. 

ASISTENCIA A REUNIONES DE ASAMBLEA O JUNTA DE SOCIOS A TRAVÉS DE APODERADO

Si bien pareciera una discusión superada, y un punto pacífico para nuestras autoridades, hay quienes consideran que los poderes otorgados por un socio o accionista para ser representado en las reuniones del máximo órgano social, independientemente de si son generales o son especiales, deben cumplir con los presupuestos del artículo 184 del Código de Comercio.

A partir de las normas del Código Civil, nuestras autoridades han entendido que si un mandato (o poder) comprende uno o más negocios especialmente determinados, se considera especial. Por el contrario, si se da para todos los negocios del mandante, es general; y lo será igualmente si se da para todos, con una o más excepciones determinadas.

Al respecto, la Sala de Casación Civil de la Corte Suprema de Justicia, de la mano de los artículos 2156 y 2158 del Código Civil, ha interpretado que dentro de las facultades de todo mandatario se encuentran las de administración, por ser una competencia propia de la naturaleza de este tipo de acuerdos (sentencia de fecha 27 de marzo de 2012, Exp. 2003-00178-01, M.P. DR. Jaime Alberto Arrubla Paucar).

En el contexto de las sociedades comerciales, para el caso de poderes generales, tan solo se exige que consten en escritura pública, advirtiendo que en principio el mandato abarca todos los negocios del mandante, con excepción de aquellos expresamente excluidos.

Ahora bien, para el caso de poderes especiales otorgados para asistir a reuniones del máximo órgano social, el artículo 184 del Código de Comercio exige unos requisitos mínimos, a saber:

    1. Constar por escrito.
    2. Indicar el nombre del apoderado y el de la persona en quien éste puede sustituirlo, si es del caso.
    3. La fecha o época de la reunión o reuniones para las que se confiere.
    4. Los demás requisitos que se señalen en los estatutos, como por ejemplo, que deben aportarse un día antes de la celebración de la reunión.

 

Agrega la norma citada que los poderes otorgados en el exterior sólo requerirán las formalidades antes previstas, vale decir, que no requerirán de autenticación y apostilla ante autoridad competente en el extranjero.

Con relación al contenido del artículo 184 es importante señalar que la Superintendencia de Sociedades, en su instancia administrativa, ha interpretado que estos requisitos puntuales no aplican tratándose de poderes generales, según se infiere del contenido de los oficios 220-56234 del 26 de octubre de 2004 y 220-034525 del 16 de febrero de 2016, y de la Guía práctica para la celebración de asambleas de accionistas y juntas de socios, y la Circular Básica Jurídica, ambos publicados por la Superintendencia de Sociedades.

En ese mismo sentido se ha pronunciado a nivel jurisprudencial, en sentencia dictada el 24 de noviembre de 2016 dentro del expediente 2016-800-114, por la Delegatura de Procedimientos Mercantiles, confirmada por el Tribunal Superior del Distrito Judicial de Bogotá, Sala Civil, el 27 de febrero del año en curso.

El pensamiento anterior es compartido por la Superintendencia Financiera, tal como se puede confirmar en concepto 97008759-2 del 2 de abril de 1997, y en la Guía para la celebración de asambleas de accionistas de emisores de valores publicada que se puede consultar en la página web de esta autoridad.

Así las cosas, al final del día es claro que un accionista o socio puede ser representado en la reunión del máximo órgano social con base en un poder general. En este caso lo importante es que el poder general sea otorgado mediante escritura pública, que en su contenido no existan restricciones o limitaciones que impidan la participación del mandatario en este tipo de reuniones y, por supuesto, que el mandatario no sea administrador o empleado de la sociedad (restricción que no aplica para las sociedades por acciones simplificadas, salvo disposición estatutaria en contrario).

--

NOTA: Este artículo está destinado a proveer información general e ilustrativa con relación a las materias en ella comprendida. Ni constituye ni puede ser interpretado como una asesoría legal particular. No recomendamos actuar o tomar decisiones con base en su solo contenido, sin consultar previamente a un especialista.